26 abr. 2009

El Mercado venezolano (caso Alfonzo Rivas & Cía)




Venezuela era un país agrícola cuyos principales renglones de exportación eran el café y el cacao, seguido por los cueros de res, el caucho y el oro. La población de Caracas se cifraba en unos 80 mil habitantes y todavía seguía siendo la ciudad de los "Techos Rojos".La mayoría de los venezolanos todavía podían ser catalogados como sus ancestros indígenas de "Hombres de Maíz", pues este cereal era la base del sustento. Con él se hacía el pan de cada día, entraba su masa en las confecciones saladas, hallaquitas, hallacas, bollos pelones y en los dulces majaretes, mazamorras y atoles.El procesamiento de nuestro cereal se encontraba aún en estado primitivo, pues en gran parte del país se molía el grano con ayuda del pilón de madera y todavía existían molenderas que en parejas acompañaban su arduo trabajo con los pintorescos cantos del pilón.En aquella Venezuela rural, en aquella nación del maíz, comenzó una industria dedicada a procesar, lo que con el tiempo, se enhebraría en nuestra tradición gastronómica y que aún hoy mantiene su vigencia en el tiempo: La Maizina Americana, fabricada desde 1910 por Alfonzo Rivas & Cía.Su fundador, Don Santiago Alfonzo Rivas, sentó las bases de una empresa que avanzaría en constante desarrollo, guiada con honestidad, seriedad y una extraordinaria visión de futuro.



Marca ícono Maizina



Gran producto nacional
Maizina Americana es un producto completamente venezolano. Referencia obligada en historia e identidad local. Su imagen, tradicional como pocas, ha permanecido prácticamente intacta por más de seis décadas

Creada por Santiago Alfonzo Rivas en 1910, Maizina Americana es un producto ciento por ciento venezolano, único en el mercado y que goza de las preferencias de varias generaciones de venezolanos. En sus orígenes se vendía en casas donde las mujeres se reunían para cocinar. Una de ellas, de nombre Rosa del Ávila, fue una importante colaboradora que ayudó a la realización de folletos que incluían recetas donde el ingrediente principal era Maizina Americana.
A partir de 1940 se estrena la publicidad de este innovador producto, creado para espesar sopas, cremas e incluso utilizado para almidonar ropa (en especial camisas blancas de uso obligatorio en colegios y oficinas). Fue por esos años y en una fiesta llanera, cuando Alfonzo Rivas, Carlos Eduardo Frías y Luis Alfonso Larraín crearon el slogan "gran producto nacional" y el jingle que hasta hoy identifica a la marca.
Ars Publicidad ha sido clave en el desarrollo de Maizina Americana; maneja su cuenta desde hace 60 años. Su presidente Fernán Frías recuerda con cariño a Santiago Alfonzo Rivas, ya que trabajó con su padre, Carlos Eduardo Frías, por muchos años.
Frías comenta que la publicidad de Maizina Americana siempre ha estado vinculada en actos de responsabilidad social y se ha promocionado en todos los medios de comunicación, adaptándose fácilmente a los cambios de la sociedad. Lo más interesante de este producto venezolano es que a pesar de que tiene casi un siglo en el mercado, sigue manteniendo las características que forman parte de su imagen.
Según Frías, se han realizado estudios para cambiar la imagen, pero es un producto tan tradicional, que la gente lo identifica por su caja de cartón amarilla y su águila como el gran icono de marca.
Alfonzo Rivas comenzó su negocio con Maizina Americana. Hoy es una de las empresas más antiguas del país con un portafolio que incluye licores, cereales, bebidas instantáneas, cotufas y galletas.
Fuente: http://www.producto.com.ve/284/notas/tomoii/portada11.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario